Noticias

LA CRÓNICA DEL MES: VEN A CONOCERLA, YO LO HICE!!!

12 de junio de 2014


Por: Néstor Arenas

De la manera más inesperada desviamos el camino que conducía a la playa el lugar perfecto para pasar un domingo en familia. Entrábamos a un pueblo que nadie en el carro conocía, menos mi hermano menor Camilo, su colegio ya lo había traído.

Desde el vehículo se observaban casa construidas sobre pendientes, personas sentadas en mecedoras saludando a todo el que pasaba, una iglesia construida sobre una roca y un aviso que nos indicaba un nuevo lugar por descubrir. Siguiendo la señalización llegamos. Un escenario poco usual en otros municipios: con un aroma a flores y un poco de humedad, eso lo detecte yo, porque mi padre lo primero que dijo fue: “huele a sancocho de gallina”.

Todos nos bajamos del carro con la ganas de conocer ese lugar del que tanto hablaba Camilo, recuerdo que duró casi una semana contando su visita a Usiacurí y a la Casa en la que vivió el Poeta Julio Flórez.

Nos acercamos a la taquilla, recuerdo que una joven nos recibió con cálida sonrisa y de inmediato dio la bienvenida. Al rodar la reja que nos separaba del mágico mundo que íbamos a descubrir otra joven nos esperaba con una sonrisa más grande que la anterior, tuve la sensación de que ella nos estaba esperando hacía mucho tiempo. Camilo la saludo y ella de inmediato lo recordó, y al saludarnos nos sorprendió con un poema, largo, muy largo, más largo que las doce estrofas del himno nacional, sin embargo pensé en la memoria prodigiosa de esta joven Vigía del Patrimonio, su nombre Nathasha, sus expresiones sutiles e impactantes, no podíamos dejar de verla, ella sentía cada palabra poética, jamás olvidare el nombre de ese poema: Primavera.

Al ingresar a la casa, de inmediato imagine a los cinco hijos del poeta corriendo por el acogedor lugar, con los elementos expuestos inmediatamente recordé las películas de la década de los 60’s cuando las personas hacían de sus casa altares de recuerdos fotográficos familiares. Después de conocer su familia, piezas personales del poeta y su obra llegamos a la habitación más importante, el lugar en el que se encuentran sus restos y los de su esposa, acto de amor infinito, muestra de amor verdadero, juntos hasta la muerte.

¿Y qué decir de los jardines? Son prueba de un constante trabajo, cuadros perfectos para una foto familiar, ideal también para mi perfil de Facebook!!!. Ahí mi hermana, Camilo y yo queríamos todas las fotos, mientras papá y mamá utilizaron el espacio para sentarse y disfrutar del paisaje.

Después de las fotos y de descansar un poco, nos dirigimos a la tienda Flórez ahí encontramos objetos que podíamos comprar, recuerdos de nuestra visita y además ver el video institucional del museo, una pieza que indudablemente recopila y conecta cada uno de los atractivos de este bello municipio.

Nos despedimos de la Casa Museo con un hasta pronto, porque no dudaré en recomendar a todos este bello lugar y por mi parte volver, volver pronto a revivir la experiencia que sólo este universo poético nos permite contemplar.

No me arrepiento de habernos desviado de ese camino a playa, hoy estoy satisfecho, porque descubrí que los paseos no sólo son de agua y sol, también la cultura es divertida y dinámica. Además de haber dejado, un granito de arena para la conservación del patrimonio de nuestra nación, y ser testigo del bello paraíso que es Usiacurí, del calor de su gente y de la radiante Casa Museo Julio Flórez.

Comparte esta pagina: Compartir en del.icio.us