Deshielo

Nunca mayor quietud se vio en la muerte;
ni frio más glacial que el de esa mano
que tú alargaste al expirar, en vano
y que cayó en las sabanas, inerte!

¡Ah..yo no estaba allí! Mi aciaga suerte,
no quiso que en el trance soberano,
cuando tú entrabas en el hondo arcano,
Yo pudiera estrecharte... y retenerte!

Al llegar, me atrajeron tus despojos;
cogí esa mano espiritual y breve
y la junte á mis labios y á mis ojos!...

Y en ella, al ver, mi llanto que corría,
pensé que aquella mano, hecha de nieve,
de mi boca al calor...se derretía!

Firma JF
Comparte esta pagina: Compartir en del.icio.us