Quizás

Cuando murió mi madre idolatrada,
mi ardiente corazón tornóse en hielo:
en un hielo tan duro, que ya nada
derretirlo podrá... ni el sol del cielo,
ni el rayo abrasador de tu mirada!

Más, sin embargo, mírame ¡Quién sabe?
ya que tan sólo a ti mi fe consagro,
ya que tu amor en mi tristeza cabe,
no tendrás tú la miseria clave
que haga llama ese hielo? haz el milagro!

Firma JF
Comparte esta pagina: Compartir en del.icio.us