El primer pétalo

De hojas blancas y puras
perfumadas y tersas,
formado está este libro
lo mismo que el botón de una azucena.

Tú quieres que lo abra,
lo exiges... me lo ordenas;
pero... yo no soy brisa
ni soy rayo de sol, qué importa? espera!

El libro ya está abierto!
-ya es brillante azucena!-
una lágrima mía
lo abrió... lo ves? en su corola tiembla!

Firma JF
Comparte esta pagina: Compartir en del.icio.us