Adivina

Hay entre las tinieblas de mi vida
dos astros luminosos,
que al ver rodar la sangre de mi herida
se ponen taciturnos y llorosos.

Y hay una roja flor en mi camino
que abre sus vivas hojas,
y la sonríe el vate peregrino
que pasa con su fardo de congojas.

Dices que no conoces de esos astros
ni siquiera el reflejo?
Qu´ en mi senda, de aquella flor no hay rastros?
Pues nunca te has mirado en el espejo.

Firma JF
Comparte esta pagina: Compartir en del.icio.us