¡Oh mar!

¡Oh mar, tú me consuelas y me abismas
con tu eterno clamor de encarcelado!
también mi corazón atormentado
tiene y tendrá tus amarguras mismas!

Sueño ser algo tuyo
en esta noche bella,
como sueña el cocuyo,
ser algo de una estrella!

Al recordar las dulces barcarolas
que ella y yo, bajo el oro de tus brumas,
cantábamos ayer, juntos... á solas.

Tanto, al mirarte, el corazón me abrumas,
que quisiera ser una de tus olas...
ó quisiera ser un girón de tus espumas.

Firma JF
Comparte esta pagina: Compartir en del.icio.us