A media Voz

Un cielo de verano,
una piedra y los dos en esa piedra,
que tapiza la hiedra,
sentados y cogidos de la mano.

Un árbol cerca, un nido
en el árbol y un ave
que llega sin ruido
y que registra de su voz la clave.

A nuestros pies un lago cristalino
y en él dos cines que su cuello enlazan;
espumas que reinventan de contino
y linfas que parece que se abrazan.

De pronto... un dulce beso
que se difunde por el aire vago;
si conmigo tu quieres hacer eso,
yo tengo una piedra y árbol, nido y lago.

Firma JF
Comparte esta pagina: Compartir en del.icio.us