Tus manos

Esas manos delicadas,
fragantes como una flor,
pienso que carbonizadas
van a ser, de mis miradas
por el intenso calor.

Sí, porque mucho las miro
y además, porque ellas son,
frágiles como un papiro
y blandas como un suspiro
de tu ingrato corazón.

Cuando las puedo estrechar
y en las mías retener,
pienso, con hondo pesar,
que se van a evaporar
ó que se van a romper.

Pero... aunque me martirices,
en mis duras manos pon
tus manos, porque ellas son,
con sus dedos, diez raíces
q´ entran en mi corazón.

Como las quiero arraigar
para siempre, por los días
que me restan de pesar,
no las volveré a soltar
cuando estén entre las mías!

Firma JF
Comparte esta pagina: Compartir en del.icio.us