Altas Ternuras

I
Una vez, acérqueme, compungido,
A mi madre - mi Madre fué una santa
Que paso por el mundo; bondad tanta,
Que en otro corazón, no he conocido.-

Valor la iba a pedir, consuelo, olvido
Para seguir viviendo. En mi garganta
Se anudaba la voz. Ella, con cuanta
Piedad oyó mi acento dolorido.

La iba á mostrar el mar de mi tristeza;
La roca de mi duda; la maleza
Agresiva y hostil de mi fastidio;

Á pedirla de amor una mirada
Que, al radiar en mi senda desolada,
Me apartase del antro del suicidio!


II
--Madre-la dije-el fardo de la vida
Me agobia de tal modo, que no puedo
Resignarme á vivir; y voy, sin miedo,
Á entrar en la región desconocida...

Sálvame!-su mirada condolida
Se alzó á compas de su tembloso dedo,
Y-espera-dijo, con susurro quedo-
Dios besará los labios de tu herida!

Después, cogió en sus manos mi cabeza,
Y la apoyó en su seno, q´ el quebranto
Enjuto en una vida de tristeza.

Y humedeció mi frente mientras tanto,
Como con un bautismo de pureza,
Con el agua bendita de su llanto!


III
Sus lágrimas de amor-esencia pura
De su inmenso pesar-en lluvia clara
Cayeron, y en los surcos de mi cara
Formaron un arroyo de ternura.

Arroyo que, al mojar la comisura
De mis labios, dejó una huella rara:
Dejó miel en mi boca, como para
Endulzar todo el mar de mi amargura!

Era que el llanto del amor del amor materno,
Que, hasta entonces pensé fuera de acíbar
Como los otros llantos, aunque tierno,

Dejando, al estallar, las celdas rotas
Del panal de aquella alma, como almíbar
Se desgranaba en transparentes gotas!


IV
--júrame por tu Dios, que, mientras viva
Yo, no te matarás! Júralo, hijo!-
Mi Madre, estremeciéndose, me dijo;
Y se quedó un instante pensativa.

Después, con una voz más compasiva,
Continuó:--solamente eso te exijo;
Luego... puedes matarte, que, de fijo,
No será tu alma de Satán cautiva!

Porque habré de pedir con tanto celo,
Al Supremo Hacedor, después de muerta,
Que te perdone, que obtendré mi anhelo!

Y, cuando expires, estaré yo alerta,
Para adornar, a tu llegada, el cielo,
Porque Dios mismo te abrirá la puerta!-


V
Rodé á sus plantas y exclamé:-lo juro!-
Y añadí- cómo imaginar pudiste,
Que este sér, que por tí tan sólo existe,
Pudiera abandonarte en lo futuro!-

Entonces, ella, me besó; y su puro
Beso de luz, cuyo calor persiste
En mi frente, cruzó por mi alma triste,
Como una estrella por el cielo obscuro.

--es verdad-murmuró-no desconfío;
Mas, para disipar todos mis miedos,
Jura también, desventurado mío,

Que, aunque el Dolor tu espíritu taladre,
Cerrarás, con la punta de tus dedos,
Los pobrecitos ojos de tu madre!-


VI
Me parece que aún su voz resuena,
Como murmurio de agua cristalina;
Como el blando rumor de la marina
Onda que va á morir sobre la arena.

Fugas la vibración de tanta pena,
Cruzaba entonces por su faz divina
Como suele cruzar la golondrina,
El azul de una atmósfera serena.

Porque, al punto, sus ojos -insondables
Piélagos de miríficas ternuras-
Y sus marchitos labios adorables,

Que sólo saborearon amarguras,
Bulleron en sonrisas inefables,
En sonrisas santa: eran tan puras!


VII
Desde aquel día, refrené la amarga
Obsesión de morir; y, con paciencia,
Madre, por ti, llevé de la existencia,
Calladamente, la penosa carga.

Hoy que el recuerdo de tu amor embarga
Mi corazón, resurge tu presencia
De Mártir, en la sombra y la inclemencia
De esta noche tan lúgubre y tan larga!

Óigote alzar tus fervorosas preces,
Y, por poner a mis temores traba,
Ocultarme tu angustia: ¡Cuantas veces,

Por no hacerme sufrir--¡tarde lo entiendo!-
Contuviste la tos que te mataba...
Pues, sin saberlo yo... te ibas muriendo!


VIII
Aún te miro- con el alma loca
Por el pesar- tendida sobre el suelo;
De tus pupilas empañados el cielo,
Sangre manando la entreabierta boca.

Me parece que aún mi mano taca
Tu frente blanca y fría como el hielo;
Y que me abrazo á ti, como un anhelo
Furioso, como el náufrago á la roca!

Beso, otra vez, tu boca inanimada,
Como una flor de nieve empurpurada
Por la sangre que rápida corría...

Y oigo mi grito, el formidable grito
Que voló de mi pecho al infinito.
Aquel grito de: Muerta ¡Madre mía!


IX
Terriblemente pálida, á tu lecho
Te llevé... y vi, por la hemorragia rojos
Tus labios mustios; tus abiertos ojos
Grandes y acuosos, fijos en el techo.

Te entrelacé las manos sobre el pecho,
Y tus miembros, aún tibios flojos,
Palpé aturdido... y ante tus despojos,
Permanecí de un hálito en acecho.

Fué lentamente, congelando el frio
Tus facciones augustas y serenas;
Quedó tu cuerpo rígido y... vacio;

Porque, bajo tu carne de azucenas,
También huyó, con el sangriento rio,
Hasta el azul del cauce de tus venas!


X
Al verte, Madre, entre los brazos presa
De la parca, ceñime a tus despojos
Y, con mis dedos, te cerré los ojos,
Cumpliendo así mi funeral promesa.

Cómo es la vida! Aquella tarde, ilesa,
Del sol poniente ante los rayos rojos,
De un crucifijo al pie, puesta de hinojos,
Yo, dejádote había; y ¡oh, sorpresa!

Tornaba, aquella tarde, más dichoso
A tu lado, que nunca! De repente
Entré á tu cuarto: hallélo silencioso...

Y, al buscar tu mirada y tu sonrisa
Con tu cadáver tropecé!... y hay gente
Que afirma aún que el corazón avisa!


XI
¡Ah, pobre Madre mía idolatrada!
Yo te juré vivir mientras vivieras;
Y aunque bien sé que sin cesar me esperas
Tú no quieres que acorte la jornada!

Porque tú estás en mí, reconcentrada,
Como si el todo de mi vida fuera!
Madre, -te juré yo- mientras no mueras
Esta existencia atroz, será sagrada!-

Y como tú no has muerto (aunque á la fosa
dicen que te llevé), porque te siento
Junto á mi, más querida y cariñosa,

No sé si al exhalar mi ultimo aliento,
Hoy, por mi voluntad, Madre piadosa,
Será ó no quebrantar mi juramento!


XII
Y en esa duda me revuelvo gimo
No sé si al acercarme, en esta hora,
A ti-destello de la gran aurora
Celestial-te complazco ó te lastimo!

Mas, como tengo tu constante mimo,
Esperaré á la Muerte bienhechora
Que me aproxime a ti, ¡dulce señora!
Ya que a ti por tu bien, no me aproximo!

Qué importa mis constantes sin sabores;
Qué de mi suerte las terribles sañas
En este inmenso valle de dolores,

Si sé que por doquiera me acompañas,
Por que te llevo-- ¡amor de mis amores!-
Como me llevaste... en las entrañas!


XIII
Esperaré; y en día no lejano,
Cuando se apiade mi contraria suerte
Y me depare el ósculo de muerte
Que ha de salvarme del contagio humano,

Pienso que cielo y tierra y océano
De gozo temblaran... y que yo al verte,
Caeré, de nuevo, en tu regazo, inerte,
Después de traspasar el hondo arcano!

Mas luego, nuestras almas en un grito
De amor se fundirán... y un mismo anhelo
Nos llevará a los pies del Dios bendito;

Y así como esos astros, de áureo vuelo,
Que vagan de infinito en infinito,
Volaremos los dos de cielo en cielo!


XIV
Y en un eterno abrazo confundidos,
Lejos de mundanas mezquindades,
Oiremos, en las altas claridades,
De la angélica orquestas los sonidos!

Y veremos, con ojos sorprendidos,
La desaparición de las edades,
Hasta que el mundo, envuelto en tempestades,
Caiga en rotos fragmentos esparcidos!

Y cuando en esa vida misteriosa,
Toda mi sed de dicha se mitigue,
Y tú sientas la calma prodigiosa,

Como en el cielo todo se consigue,
Tú, serás una estrella esplendorosa!
Yo, un satélite tuyo... que te sigue!

Firma JF
Comparte esta pagina: Compartir en del.icio.us