Paisaje de verano

El cristal de la atmosfera se ahúma
con el incienso de las quemas. Flota
un acre olor. Tras la azulada bruma
vuela, rumbo hacia el mar, una gaviota.

La selva anciana de seis mil abriles,
alta y adusta, encórvase a lo lejos,
esfumando en las tardes sus perfiles,
dorados por los últimos reflejos.

Tramonta el sol la pétrea serranía
como envuelto en purpúreos tafetanes,
y allá en la estepa, donde sangra el día

y la mirada atónita se pierde
?pendón de un regimiento de titanes?,
iza una palma su penacho verde.

Firma JF
Comparte esta pagina: Compartir en del.icio.us