Al Rey Alberto

Que suba el humo azul de mi incensario
Oh, Rey, a ti, como aromada ofrenda;
a ti que has sido el héroe necesario,
el gran monarca de la gran contienda!

Quien más noble que tu, ni más propicio?
más pulcro, más gallardo y más severo?
Tu lealtad, tu valor, tu sacrificio,
de lo humano traspasan el lindero.

Reino perdiste y vida regalada
por cumplir tu deber; ejemplar modo
de nimbar tu cabeza coronada.

A recoger diamantes en el lodo
preferiste, señor, no tener nada,
ir a la proscripción... perderlo todo!

Firma JF
Comparte esta pagina: Compartir en del.icio.us