Rusia

Albo de nieve el oso moscovita
vino al encuentro del león germano;
gruñe el león, el oso se encabrita
y alza el felpudo ariete de su mano.

Hiere el oso al león, truena un rugido,
cae el león sobre la blanca fiera;
la sangre corre; el oso, mal herido,
parte, torna a sus témpanos... y espera.

Hoy vuelve el oso -ya cicatrizada
la martirizadora dentellada-
en busca del león; al verlo apenas,

salta sobre él con redoblado brío.
El león se retuerce hosco y sombrío...
le está arrancando el oso las melenas!

Firma JF
Comparte esta pagina: Compartir en del.icio.us