El gran turco

Matador de cristianos sempiterno,
hoy al terrible emperador adicto,
mofándose del cielo y del infierno
hace su agosto en al actual conflicto.

Desangrando cristianos en Armenia
y en donde quiera que los halla, acaso
piense que así, por medio de la anemia
podrá parar del cristianismo el paso.

El Kaiser ha jurado guerra a muerte
a la Iglesia Católica... y se advierte,
sin embargo, que abriendo un hondo surco

de extrañeza en las almas, hay cristianos
que aplauden con los pies y con las manos
las victorias del Kaiser y del Turco!

Firma JF
Comparte esta pagina: Compartir en del.icio.us