Aún

Mil veces me engañó; mas de mil veces
abrió en mi corazón sangrienta herida;
de los celos, la copa desabrida,
me hizo beber hasta agotar las heces.

Fue en mi vida, con todos sus dobleces,
la causa de mi angustia -no extinguida-
aunque, ¡pobre de mí! toda la vida
su mentiroso amor... pagué con creces.

Los tiempos han pasado; ya su boca
no me da sus caricias, no me abrasa
el fuego de sus ósculos de loca;

y sin embargo mi pasión persiste...
pues, cuando a veces por mi senda pasa,
me alejo mudo, cabizbajo y triste!

Firma JF
Comparte esta pagina: Compartir en del.icio.us