Pobre Juan

Juan estaba mirando
el mar azul, desde la playa, cuando
un pescador, con gran desosiego,
su red sacaba a la desierta orilla,
donde exhalando fuego,
la floja arena como el oro brilla.

Pagado había, el Hacedor, con creces,
del pescador los múltiples azares:
¡como saltaban los dorados peces!
¡Había entre la red? dos centenares!

Juan pensó: ¡que contraste! ¡Cuántas veces,
la red de mi esperanza,
eché en el mar revuelto de la vida,
y al sacarla del piélago profundo,
hallé solo en la red humedecida,
algas no más? y cieno nauseabundo.
Y, cabizbajo, se alejó el suicida.

Firma JF
Comparte esta pagina: Compartir en del.icio.us